Consejos para que tu hijo se aficione a la lectura

En verano, los niños pasan mucho más tiempo en casa. Y, ¿cuál es la idea perfecta de los progenitores para mantenerlos tranquilos y entretenidos? La lectura. Obligan, en la mayoría de los casos, a sus hijos a coger un libro y mantener la vista en ellos, cuando pocas veces quieren. Y aquí se formula una pregunta que está en la cabeza de muchos padres… ¿Cómo hacer que mi hijo tenga interés en la lectura?

Antes de nada, debo dejar claro que no debemos enfadarnos si los niños no leen. Esto nos enervará, se lo transmitiremos a ellos y no solucionaremos absolutamente nada.

A los padres siempre hay que dejarles claro que tenemos que tratar el libro como un juguete, y no como una obligación o un castigo. Por tanto, si no se come la sopa, olvídate de decirle “vete a tu habitación a leer”. ¡Error! Además de porque es verano y hace demasiado calor como para sopa, tratarás la lectura como un castigo, así que tu hijo también lo relacionará con ello y lo verá como tal. Tampoco te enfades si se dejan un libro a medias porque no le gusta… Tú seguramente habrás hecho lo mismo un par de veces.

Entre otras cosas, soy cuentacuentos (o narrador oral, como queráis), y una de las cosas que más le gusta a los niños es escuchar historias, y más aún si se sienten el centro de atención. Por eso los padres deben contarles cuentos a los niños, pues además de insertar a los pequeños en la literatura de una forma amena y divertida, mejorará vuestra relación. Pero claro, no todo lo vas a contar tú… ¿por qué no le dices a tu hijo que te cuente él un cuento? Además, si le dejas total libertad para que se lo invente, esto dará vía libre a su creatividad.

Otra opción para que tu hijo sienta curiosidad por los libros es muy sencilla. Todos (niños, adultos o ancianos) sentimos morbo por las cosas que están prohibidas. Es tan sencillo como no dejarle leer algún libro o esconderlo en un sitio que se pueda encontrar fácilmente. Seguro que él, cuando tú no estás mirando, movido por la curiosidad y la intriga, se lanza a comenzar su lectura.

Se podría decir que los niños son unos grandes imitadores, pues hacen todo lo que ven en los mayores. Así que, lo principal: lee. Lee mucho. Bien sea la prensa, una revista o, mejor, un libro. Tu hijo te verá y querrá hacer lo mismo que hace su madre o su padre.

Tengo que dejar algo claro. Esto va para algunos padres que no se interesan tanto en las lecturas de sus hijos: no basta únicamente con lo que leen en el colegio o con lo que estudian. Deben ir más allá. Generalmente lo que leen en clase es obligado y no les gusta (por el simple hecho de ser una obligación, como he dicho en el primer punto). Ve con él a la biblioteca o a una librería y que elija lo que más le gusta. Y si tiene edad suficiente como para leer sin tu ayuda, pregúntale diariamente o un par de veces a la semana sobre lo que está leyendo, si le está gustando, qué opina de los personajes…

Y estos, por decirlo de alguna forma, son los puntos principales que deben saber los padres para animar a los más pequeños de la casa a que cojan un libro. Son útiles, así que ponlos en práctica lo antes posible. Pero, sobre todo, no te enfades. Ten paciencia y perseverancia, seguro que acabará aficionándose.

Compartir
Carlos Mesa
Actor que escribe. Escritor que actúa. Cabeza y corazón de Verecundo Producciones. Junta palabras para subirlas al escenario. Culo inquieto que cuenta cuentos y, de vez en cuando, escribe algún artículo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here