En verano, evita saturar las urgencias por picaduras y golpes de calor

Las altas temperaturas, las picaduras de insectos o medusas si vamos a la playa, los llamados golpes de calor…son cuestiones de salud que aparecen cada verano y que en ocasiones colapsan las urgencias de zonas como Rincón de la Victoria donde se cuenta con dos equipos de profesionales y por las tardes llega un tercero de refuerzo.

Según indica la enfermera que encontramos de guardia, Carmen Vertedor, siempre hay gente esperando: “Hay mucha gente que viene por tonterías, porque no quieren esperar a la cita de su médico de Atención Primaria para medirse la tensión, mirar unas ronchas que le han salido o aliviar el dolor de un golpe que se dieron hace días”.

Hay varias cuestiones que pueden solventarse con remedios caseros o al menos aliviar en las primeras horas, que es cuando más molestan las picaduras, por ejemplo. En este sentido, Vertedor recomienda llevar a la playa una mono dosis de vinagre, del que se vende para ensaladas, por si una medusa atrapa a algún bañista.

“El vinagre neutraliza el veneno. Lejos de lo que piensan algunos bañistas, no es bueno echarse agua dulce en la ducha porque irrita más la piel. Hay que limpiar la picadura con agua salada y tener cuidado de no pasarse el veneno a otra parte del cuerpo porque la urticaria se puede extender”, explica la enfermera.

Deshidratación

La exposición a elevadas temperaturas provoca efectos directos en el organismo como estrés, agotamiento o golpe de calor… Los ancianos, niños pequeños, personas con enfermedades cardiovasculares, entre otros, tienen un riesgo más elevado de deshidratación o alteraciones de la termorregulación.

“Nuestro cuerpo tarda en asimilar el cambio brusco de temperatura y por eso se producen los llamados golpes de calor cuando salimos a la calle o cuando pasamos de estar tumbados al sol en la toalla a meternos en el agua. Por eso se recomienda hacerlo poco a poco y beber continuamente aunque no se tenga sensación de sed”, asegura la sanitaria.

Además, de estos consejos, recuerdan los conocidos como no salir en horas puntas de calor, llevar ropa fresca, ponerse protección solar aunque no vaya a realizarse una exposición prolongada o usar sombreros y gafas de sol, por ejemplo. Son pautas que escuchamos cada verano y que realmente ayudan a llevar mejor las altas temperaturas propias de estos meses, sin poner en riesgo nuestra salud.

De esta forma, con remedios caseros y atendiendo al sentido común, se evitan visitas innecesarias a las Urgencias, pero cuando los síntomas persisten, hay que pedir cita con el médico de cabecera.

Consejos para disfrutar de un verano saludable

Insectos

Para prevenir las picaduras de mosquitos lo primero es controlar su cría. Para ello resulta importante no guardar en el interior o exterior del domicilio recipientes (macetas, juguetes o cubos) que puedan acumular agua y, en caso de que sea imprescindible, vaciarlos al menos una vez cada dos semanas.

Frente al calor

Evite las salidas y las actividades en las horas de más calor y más aún las actividades físicas como el deporte, la jardinería, el bricolaje, etc. Al salir a la calle, procure estar a la sombra. Lleve la cabeza protegida, vestidos ligeros (algodón) y amplios, de color claro. Lleve una botella de agua consigo.

Tomar el sol

Alternar los ratos de sol y los de sombra y refrescarse con agua frecuentemente. Beber agua a menudo para prevenir la deshidratación. Evitar las exposiciones prolongadas al sol y utilizar siempre algún tipo de protector solar adecuado a su piel.

Alimentación

Beber como mínimo el equivalente a ocho vasos de líquidos al día (800 ml), lo ideal sería un consumo regular de trece o catorce vasos, anticipándose a la sensación de sed, incluso con problemas de incontinencia.Para diversificar el aporte de líquidos tomar infusiones, gazpachos o sopas frías, compotas de fruta, sorbetes mejor que helados, zumos de fruta, frutas ricas en agua, yogures.

Cuidados infantiles

Duchar o bañar al bebé y a menores en general varias veces al día, si es necesario. Las toallas húmedas también ayudan a refrescar la piel.
Evita el exceso de abrigo y los lugares cerrados y expuestos al sol sin climatización como automóviles, casetas o tiendas de campaña.

Playa

Nadar en zonas donde se haga pie y frecuentadas. Los niños y niñas no deben bañarse solos y deben evitar juegos peligrosos o bromas como las ahogadillas que pueden causar daños cervicales y de espalda. Al entrar en el agua hágalo poco a poco, sobre todo después de haber tomado el sol.

Sierra

Instalar el picnic o la zona de acampada lejos de colmenas, avisperos y de pinos con bolsas de procesionaria. Evitar tener ‘camping-gas’, ‘lumo-gas’ y barbacoas dentro o cerca de la tienda de campaña y mantener a los niños alejados de ellos.

Montar en bici

Lleva agua y bebidas isotónicas, se recomienda beber cada media hora 250 cc de líquido, cantidad que equivale a un vaso de agua
Si te encuentras mal, reduce el ejercicio y descansa a la sombra o en lugares frescos o ventilados

Información completa en la web Verano 2017: cuidados frente al calor de la Consejería de Salud de Andalucía.

Compartir
Victoria Contreras Blancas
Periodista con más de siete años de experiencia en medios y comunicación institucional en Málaga y Rincón de la Victoria. Co-fundadora de La Voz de Hoy en septiembre de 2012 con el objetivo de dar un espacio de información, opinión y participación a la ciudadanía. Sin periodismo no hay democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here