Cómo conseguir una buena autoestima en menores

Los primeros años de la vida son muy importantes para conseguir un desarrollo sano de la personalidad y hasta los cinco años es máxima la importancia educativa familiar, especialmente de madres y padres para el satisfactorio desarrollo emocional y psicológico en la infancia.
Igualmente la socialización y educación pueden complementarse con la asistencia a un buen centro de educación infantil antes de los tres años de manera que amplíe sus vivencias y aprendizajes en contacto con educadores y menores, por lo que será conveniente con tiempo de antelación suficiente informaros, pedir referencias a otras familias y visitad los posibles centros para seleccionar el mejor para la educación.

Estrategias y pautas educativas familiares positivas

La mejor educación familiar:
Imprescindible tener consensuadas entre los adultos las pautas educativas para una mayor coherencia y eficacia.

Participad en escuelas de educación familiar para mejorar vuestros conocimientos y habilidades educativas.

Manteneros al día leyendo y buscando recursos de calidad para la mejor educación infantil.

Tened en cuenta a los demás adultos de la familia para que puedan compartir vuestras pautas educativas (personal doméstico, abuelos y otras personas del entorno familiar).

Buena atención educativa familiar:
Dedicad tiempo suficiente con interés y atención personalizada de calidad, primar la calidad de vuestra atención sobre la cantidad.

Es fundamental ofrecer un buen modelo educativo a través de vuestra propia conducta ya que aprenden imitándonos.

Estableced una buena comunicación: espontánea, sincera sencilla, sin alteraciones emocionales, mirando a los ojos y con actitud abierta cuidando la comunicación verbal y no verbal.

Mostradle aceptación y cariño frecuentemente para reforzar su autoestima.

Crear un ambiente familiar sano: de estabilidad emocional, seguridad personal, aceptación amorosa y respeto personal para favorecer su sano crecimiento psicológico.

Aprendizaje y enseñanzas:
Favorecer su aprendizaje con estimulación variada y de calidad apropiada a su edad (cuentos, libros infantiles, relatos sonoros, películas educativas, canciones infantiles, etc).

Transmitirles valores humanos sanos: positivos, pacíficos, de respeto a cualquier ser vivo y a la naturaleza, no sexistas, cooperativos y solidarios, etc

Aprovechar cualquier oportunidad para que pueda aprender (en casa, reuniones familiares o sociales, en vacaciones, de viaje, etc).

Dadle oportunidades para que experimente animándoles a probar y facilitándoles experiencias distintas en entornos nuevos porque así desarrollará su creatividad, habilidades e inventiva personales.

Permitid que asuma riesgos adecuados y proporcionales a su edad para que pueda aprender y experimentar por sí mismo nuevos aprendizajes (deportes, manualidades, etc).

Fomentad que haga las cosas por sí mismo aunque se equivoque o cometa fallos, así posibilitáis que aprenda con su práctica y aumentar su tolerancia a la frustración.

Aceptad que pueda cometer errores, como todas las personas cuando estamos aprendiendo, valorar elogiar su esfuerzo realizado verbalmente así como con abrazos y besos.

Corregid los errores enseñándoles cómo hacerlo mejor pero elogiando su esfuerzo y motivación personales.

Fomentad que se relacione con gente de su edad de manera colaborativa y no competitiva.

Marcad normas y límites adecuados a su edad: claros, firmes, sencillos de comprender y coherentes.

Evitad limitarle con etiquetas (malo, vago, etc) y centraros en sus conductas (puedes portarte mejor, debes esforzarte más, etc) para estimularle a mejorar.

Rentabilidad de vuestra educación familiar:
No olvidéis nunca sobre todo cómo os gustaría que os hubieran educado en vuestra familia para así estimularos a hacerlo cada vez mejor.

Valorar que educar bien es la mejor inversión de mayor rentabilidad que podéis y debéis hacer en vuestra vida familiar.

Conseguiréis una familia más sana y feliz si os habéis esforzado habitualmente en educar lo mejor posible.

En el futuro recibiréis de vuestros hijos tanto como hayáis dedicado a ellos.

Compartir
Fernando Gálligo
Escritor y psicólogo. Trabaja como psicólogo en consulta diaria. Ha publicado los libros "SOS...Mi chico me pega pero yo le quiero" (ed. Pirámide), "Amando sin dolor, disfrutar amando" (ed. Pirámide) y "Mejorando mis relaciones personales. Amistades, Familia y Pareja" (ed. EOS)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here