La ensalada americana o Coleslaw, la historia del coronel Sanders y otras curiosidades gastronómicas típicas de los yanquis

Hace unos días vi un documental sobre comida rápida que recomiendo muchísimo: “Super size me” o como se lo conoce en su versión Hispanoamericana “Super engórdame”. Está escrito, producido, dirigido y protagonizado (y porque no había más cosas por hacer) por Morgan Spurlock. El documental es de 2004, pero no se ha quedado obsoleto, ni mucho menos, y trata sobre los efectos nocivos de la comida rápida, concretamente, en la población americana tan asidua a ella. Para demostrarlo, el propio Morgan Spurlock, un hombre sano y en buena forma física, decide alimentarse solo de comida del McDonald’s durante treinta días. Los resultados de tan grasiento experimento son los de esperar: aumento de peso, diabetes, colesterol, hipertensión… Por no hablar de otras consecuencias menos previsibles como altibajos emocionales, pérdida del apetito sexual, adicción a la comida basura, etc.

Yo no estoy muy versada en el mundo de la gastronomía americana más allá de la comida rápida y la famosísima “American pie” o tarta de manzana y, por otra parte, de sobra es conocido el acuciante problema de sobrepeso de los habitantes de ese gigantesco país al otro lado del charco, pero ver el documental me hizo preguntarme, ¿es que acaso no hay ninguna comida típica americana que lleve verdura o fruta? Afortunadamente la respuesta es que sí, sí que lo hay. Recordé que en muchos restaurantes de comida rápida, como el Kentucky Fried Chicken, existe una opción alternativa a las típicas patatas fritas que utilizan los yanquis de acompañamiento para muchas de sus comidas: la ensalada americana o coleslaw.

Me pareció una receta fresca y sana, ideal para estos días de verano. Así que te la traigo, para ver si de paso me reconcilio un poco con la cocina americana después de las pocas ganas que me quedaron tras ver el documental.

Dicen que el origen remoto de la coleslaw puede remontarse al Imperio Romano, aunque yo creo que la ensalada de col de los romanos debía parecerse a la coleslaw actual, en cuanto a su aliño, lo que un huevo a una gallina, pero esa es mi opinión.

Lo que sí parece comprobado es que su origen más cercano es holandés y data del siglo XVIII. Su nombre proviene de la palabra kolsla que es una contracción de kool salade, es decir, ensalada de col y cuando llegó a Inglaterra se popularizó con el nombre de cold-salw. Más tarde, se introdujo en el sur de los EE.UU. gracias a los inmigrantes.

Ahora bien, ya sabes lo que pasa con los yanquis: son muy dados a los secretismos y el mundo de la cocina no escapa a ello, para sacarle luego rentabilidad o, al menos, fama a la supuesta “fórmula secreta” de todo lo que hacen. Que si la fórmula secreta de la Coca-cola, la de tal hamburguesa, la de tal salsa… Entre mis preferidas está la del rebozado secreto del pollo al estilo Kentucky. Que no es más que la receta que ideó un humilde cocinero de una estación de servicios de Kentucky, David Sanders, quien, además, consiguió el sueño americano de enriquecerse en poco tiempo y al que nombraron honoríficamente “Coronel de Kentucky” y de ahí que se le terminara conociendo con el apodo de “Coronel Sanders”. Hoy, más de treinta años después de su muerte, su cara sigue siendo la imagen de la conocida cadena de comida rápida Kentucky Fried Chicken, especializada, evidentemente, en pollo frito.

Qué diferente la actitud de los americanos si la comparamos con la de cualquier ama de casa andaluza a quien haces inmensamente feliz preguntándole la receta de uno de sus platos y le falta tiempo para recitártela con todo lujo de detalles y, por si tu memoria te falla, escribírtela en una hojita de libreta o en el cartón de una caja de galletas, si hace falta.

Por lo tanto, conocida la tendencia americana al secretismo en sus recetas, no te sorprenderá saber que puedes encontrar muchas versiones diferentes de la receta de la salsa que lleva la coleslaw y que todo el mundo te dirá que su receta es la original. También, a la ensalada, que parte de la base de lechuga y zanahoria ralladas, unas veces se le añade manzana, otras cebolla, otras pepinillo… ¡Como para aclararse!

Así que yo te voy a dar la receta de la coleslaw que hago en casa, pues está deliciosa, y para la que opto añadirle manzana porque me gusta la mezcla de verduras con fruta.

Ingredientes Coleslaw o Ensalada de Col Americana

Los ingredientes que necesitas para la salsa son:

  • 1 yogur natural
  • 2 cucharadas de mayonesa
  • 1 cucharada de azúcar
  • 1 cucharada de vinagre
  • 1 cucharada de jugo de limón
  • 1 cucharadita de mostaza
  • sal y pimienta al gusto.

Y para la ensalada:

  • media col
  • 2 zanahorias grandes
  • 1 manzana.

Elaboración Coleslaw

La elaboración es simple. Raya muy finos los ingredientes de la ensalada y agrega la salsa que habrás hecho mezclando los ingredientes en un bol previamente.

Antes de servirla déjala reposar una hora en la nevera.

Puedes usarla como acompañamiento de carnes, como entrante, o como prefieras. ¡Te encantará!

Si tú tienes otra receta de coleslaw que, según tú, se parece más a la original o la fórmula secreta del rebozado del pollo al estilo Kentucky, ya sabes: mándamela escrita sobre el anverso de un trozo de cartón de una caja de galletas.

Enjoy your meal!

Compartir
Eva María Torres

Sevillana. En cuanto alcanzó la encimera ayudó a su madre en la cocina y así surgió una de sus grandes pasiones. Licenciada en Historia y Máster en Escritura Creativa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here