Co-creando una nueva economía

El mundo está cambiando. Aunque a veces la rutina del día a día no nos permita verlo, estamos viviendo un momento histórico, una transición desde las ideas predominantes en el siglo XX hacia una nueva economía orientada hacia las personas y el bien común.”

El pasado día 30 de marzo eco-emprende (empresa malagueña) en colaboración con la Diputación de Málaga organizó una mesa redonda muy interesante llamada “Co-creando una nueva economía” en la que Daniel Isabel La moneda, director de Global Hub for the Common Good, explicó mediante una brillante exposición en qué consiste esta nueva economía, cuyo objetivo es el “bien común”, mediante la aplicación de principios (y valores) de cooperación, responsabilidad , solidaridad… Vino a decir que estamos en una época de cambio de modificación de las formas de hacer las cosas, que tenemos muy asimiliados unos “mantras” que nos dice “si tengo lo último del mercado seré feliz”, cuando está demostrado que las sociedades económicamente más “desarrolladas” no son las más felices.

Se habla de economía verde, común, azul, naranja, social, solidaria… (más información sobre estos conceptos http://economia-del-bien-común.es). Existen muchas acepciones, sin embargo esto no es un supermercado donde se pueda elegir una u otra, sino que funciona como un ecosistema, ninguno es perfecto pero entre todos se puede conseguir una economía más social y solidaria, donde el fin último no sea conseguir dinero (que por supuesto es importante y necesario) sino el medio para conseguir los objetivos. Y ¿Cuáles son esos objetivos? Una economía más ética, solidaria, cooperativa, colaboradora, digna, sostenible, ecológica, responsable y más transparente.

La nueva Economía Colaborativa, nos dijo, es la de siempre, la primera que existió, la del intercambio y de colaboración entre las personas, hay centenares de empresas que ya están funcionando con estos valores. Nos habló de los principios claves y diferencias (objetivos, métodos, indicadores, propiedad, toma de decisiones, etc) entre la nueva economía y la economía que hasta ahora conocemos siendo la fundamental diferencia o la que yo he podido extraer de esta charla, que “no importa el tamaño de la empresa, importa la cantidad y calidad de las relaciones”, el objetivo no es el dinero sino el bien común, y que el indicador de funcionamiento de la empresa no se hace por su balance financiero (no se mide exclusivamente en el dinero obtenido), sino por el IBC índice del bien común, que al final es el que nos va a llevar a una sociedad más justa, solidaria y ecológica (ver artículo de Andrés Alcántara técnico de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, publicado en el Sur hace unos días, sobre el cambio climático) y por la que conseguiremos vivir en un mundo más feliz, que al fin y al cabo es lo que buscamos todos, la felicidad.

Nos puso ejemplos de empresas actuales que utilizan estos principios, Vaude (de ropa deportiva, alemana), Co-Wheels (coches compartidos Reino Unido), La Fageda (empresa española de mermeladas, Brewdog (cerveza, RU), Fairphone (telefonía, Holanda, tienen la trazabilidad de cada uno de los productos utilizados (como se fabrica y donde), están en contra de la obsolescencia programada.

Todo esto de forma resumida sobre la empresa privada pero ¿qué pasa con las administraciones? También se utiliza este método, podemos encontrar los términos “ciudades en transición, verdes, sostenibles ,ecológicas, “de nuevo el caos”, y podemos escoger lo mejor de cada uno de ellos , lo importante nuevamente es el Índice del Bien Común (y en este ámbito es mucho más fácil ya que la administración no tiene el fin último de conseguir beneficios (o no debería ), democracia, participación , fomentar la creatividad, para conseguir de esta forma tener mucha más resiliencia (capacidad de adaptación a los cambios). Para ello se necesita en la administración:

1.- Un cambio de mentalidad en roles y relaciones, delegando y abriendo más la participación bajo el modelo “yo soy tu” la comunidad actúa mediante el modelo participativo.

2.-Ser más autosuficientes, aprovechando más lo que tenemos, los recursos a nuestro alcance, mediante la soberanía alimentaria y el uso de productos locales

3.- Realizando una gestión consciente, estudiando lo que estamos haciendo, planificando y celebrando si funciona o modificando en otro caso.

Administraciones y entidades

Esther Molina Crespo, directora general de Promoción Empresarial y del Empleo del Ayuntamiento de Málaga. Dijo que tenemos que “humanizar el entorno laboral” aplicando los valores en nuestro día a día…y desde el punto de vista de la administración ésta debe facilitar y escuchar a los ciudadanos, creando herramientas para que todo fluya. Nos habló del Proyecto Duras Europeo para crear herramientas en investigación y desarrollo.

Daniel Salobreña Lucena, Coordinador del Departamento de Servicios a Empresas de CEM (Confederación de Empresarios de Málaga) que comparaba a la economía con los trenes, “la antigua economía es un tren antiguo” y la nueva economía es más ágil y colaboradora…”la crisis ha sido tan mala que ha hecho que 14.000 empresas cierren sus puertas en Málaga”….Estamos en una nueva economía en la que “no es el mercado el que maneja al ciudadano sino que es el ciudadano el que maneja el mercado”.

Marcos Castro, profesor de economía aplicada de la UMA (Universidad de Málaga), Quien expuso que la universidad tiene un papel muy importante en el cambio que se está produciendo, aunque todavía no está del todo preparada para el mismo. Solo se recoge esta nueva filosofía en algunos postgrados y se necesitan “nuevos itinerarios curriculares”. Si conseguimos entre todos definir el paradigma del cambio podremos tener una transición más adecuada.

Resu Hernández, coordinadora área ciudadanía de la Diputación de Málaga intervino diciendo que la innovación social es la herramienta para crear y se está participando desde la Diputación en foros de innovación. Cuenta la historia del edificio como ha pasado de ser un centro de menores a ser este “espacio para la ciudadanía”. Cree que la administración tiene que ser más valiente, más emprendedora y debe liderar cambios.

Se terminó con un debate moderado por : Ángel Recio (periodista especializado en economía de Málaga Hoy) en la que participaron los asistentes, y como conclusión la idea que me llevé de esta interesante charla es que el agente del cambio va a ser cada ciudadano desde su esfera y en su comunidad, con la colaboración apoyo e impulso de las administraciones públicas. Mis disculpas a los ponentes si existe algún error en la exposición resumida de sus ideas.

Por cierto por la tarde escuche en el programa “entre paréntesis” que la Confederación de consumidores y usuarios (CECU) ha lanzado el proyecto Comercio, Derechos Humanos e Infancia, sobre el consumo responsable. Parece que realmente algo se está moviendo, aunque sea lentamente, de nosotros depende que la “revolución” sea más rápida.

Rocio Postigo Sánchez, abogada de Aelax, desde está unión profesional practicamos la colaboración, el trabajo en equipo y el desarrollo de la Justicia social mediante la participación activa en la Oficina de Intermediación hipotecaria de Málaga.

 

Rocio Postigo

Compartir
Redacción La voz de hoy
El primer periódico digital de Rincón de la Victoria. Información cercana, plural y comprometida con todos los rinconeros y rinconeras. A vuestro servicio desde 2012.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here