Cambiar pensamientos negativos en positivos

Desventajas de los pensamientos negativos

Cuando por alguna razón las personas piensan reiteradamente de manera negativa acaba por convertirse en un hábito automatizado que se vuelve destructivo especialmente para la propia persona y secundariamente en menor medida para las demás personas con las que se relaciona arraigándose de modo peligroso.

En éste caso aunque la persona se dé cuenta de ello sin embargo no logra mejorar su actitud y cuanto más empeño pone en expulsar esos pensamientos negativos más se frustra y se hacen más inseparables.

La persona intenta no pensar en ello pero una y otra vez su mente le lleva a pensar de forma negativa, por lo que se siente más consigo misma desesperándose, agotando sus esfuerzos al no conseguir sino profundizar su problema de negatividad.

Por lo tanto no basta tratar simplemente no pensaren ello pues esos pensamientos recurrentes vuelven una y otra vez a perturbarnos y hacernos sentirnos impotentes.

Una estrategia mejor frente a los pensamientos recurrentes

Proponemos una estrategia mucho más efectiva con el objetivo de vaciar la mente de negatividad limpiándola así de todo pensamiento destructivo.

Para ello vamos a combinar varias nuevas conductas que sumadas nos ayudarán a conseguirlo y lo haremos sumando diversos comportamientos que complementan aspectos no verbales, verbales, reflexivos, creativos, actitudinales, físicos y motivacionales, por lo que ésta conjunción de enfoques nos va a hacer el foco sobre las diferentes dimensiones cognitivas, emocionales y conductuales que son las tres áreas fundamentales de la persona.

Estrategias a practicar para bloquear los pensamientos negativos

Mejorar la expresión corporal

Nuestra comunicación es la suma de nuestras expresiones verbales y no verbales, por lo tanto si mejoramos nuestra expresión corporal, una postura más receptiva, expresión facial más abierta, sonrisa más afable, tono y timbre de voz más relajantes, etc, conseguimos mejorar nuestra actitud interna y nuestra expresión externa por lo que nos predisponemos a nosotros mismos y a los demás a una comunicación más positiva.

Si además añadimos un lenguaje más asertivo y constructivo aún mejoraremos mucho más nuestra comunicación interna y externa haciéndola incompatible con los pensamientos negativos.

Desahógate con alguien de confianza

Cuando algo nos agobia mucho es bueno compartirlo verbalizándolo con alguna buena persona no sólo porque desahoga sino porque además puede ayudarnos a ver nuestro problema con mejor actitud, al no sentirse presionada viéndolo así más serenamente.

Parar la mente acelerada con meditación unos minutos

La negatividad nos acelera la mente que llega a pensar de forma destructiva, por eso es necesario frenarla y vaciarla para luego poder llenarla con ideas positivas más funcionales. La práctica de la meditación puede ayudarnos así como la repetición sucesiva de un mantra o una palabra positiva que acaba logrando ese vacío de lo negativo.

Enfoca asertivamente tus pensamientos

En lugar de hablarte de manera negativa lamentándote háblate en positivo reconociendo los esfuerzos que haces y confiando en que lograrás poco a poco mejorar los resultados, éste cambio de focalización hará que veas una salida luminosa a tus problemas.

Desarrolla tu creatividad para buscar soluciones

Trata de expresar dibujando, escribiendo, simbolizando con objetos o incluso cantando, actuando con mímica o de otra manera el problema y posibles alternativas porque así dando cauce al desahogo y la libre expresión muchas veces aparecen por sí mismas nuevas ideas para solucionar nuestro problema.

Compartir
Fernando Gálligo

Escritor y psicólogo. Trabaja como psicólogo en consulta diaria. Ha
publicado los libros “SOS…Mi chico me pega pero yo le quiero” (ed.
Pirámide), “Amando sin dolor, disfrutar amando” (ed. Pirámide) y
“Mejorando mis relaciones personales. Amistades, Familia y Pareja” (ed.
EOS)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here