Árbol de navidad de hojaldre y nocilla

“No sabía qué ponerme y me puse gordo”. Me encanta esa frase. Para mí resume el espíritu navideño porque… ¿Qué es la Navidad si no la fecha en la que comes con tu familia, comes con tus amigos, comes con tus compañeros de trabajo o tus compañeros de clase, con los de la asociación esa a la que perteneces, con los del club de no sé qué, con los de tu Hermandad, con los de tu caseta de feria, con los de tu grupo de baile, con los de tu equipo de fútbol y hasta con los vecinos si se tercia?

Y si no, que se lo pregunten a tu móvil que lleva unos días que parece una zambomba con tanto zumba que te zumba de los tropecientos grupos de WhatsApp en los que te han metido. Yo no digo nada, pero como hagas encaje de bolillos con tu agenda y vayas a todos los almuerzos y cenas de los grupos a los que te han invitado, cuando llegues a la cena de Nochebuena, los niños de tu familia se te van a sentar en las rodillas y van a empezar a pedirte regalos. Avisado quedas. Aunque no vayas vestido de rojo ni lleves barba, esa “curvita de la felicidad” te va a delatar.

En realidad, yo hoy no sabía si traerte una receta o recetarte Almax. Pero aunque a mí me cueste dejarme contagiar del espíritu navideño, he de reconocer que me gustan mucho los reencuentros con una buena mesa de por medio y cocinar platos especiales para estas fechas.

Creo que también hay algo muy bonito de la Navidad y es el cocinar acompañados, sobre todo si es con niños. Por eso hoy te traigo una receta muy sencilla. Parece más una manualidad que una receta de cocina. Y es ideal para entretener a los niños pidiéndoles que te ayuden en una tarde de vacaciones. Hoy te propongo hacer un árbol de Navidad de hojaldre y Nocilla.

Los ingredientes que necesitas para hacer tu árbol de Navidad son dos planchas de hojaldre, Nocilla y un huevo. Ya está. Tan simple como eso. Y quien dice Nocilla, dice Nutella o cualquier crema de cacao y avellanas.

La elaboración consiste en poner una placa de hojaldre sobre una superficie lisa, extenderla un poco con un rodillo y echarle una capa generosa de Nocilla por encima. Luego tienes que cubrirla con la segunda placa. Y con un cuchillo cortar la forma del árbol. Puedes hacerlo a ojo o servirte de una plantilla. Yo preferí hacer una plantilla en un papel de hornear. Es muy fácil, solo tienes que dibujar un tronco y encima un triángulo isósceles (dos lados iguales). Para que tenga más forma de árbol de navidad, haz unos cortes horizontales ambos lados del triángulo, como si fueran las ramas y las enroscas un poco en forma de tirabuzón. Ten cuidado y no vayas a llegar al centro cortando por un lado y por el otro. Es importante que haya un espacio en medio, como si fuera el tronco. Puedes verlo en mi fotografía.

Cuando tengas el árbol hecho, píntalo con un huevo batido y mételo al horno a 180º durante 20 minutos aproximadamente. Con los hornos yo no me atrevo a dar minutos exactos. Siempre te aconsejo estés vigilando lo que metes.

Para decorarlo te aconsejo que esperes a que se enfríe y recurras a tu imaginación. Como ves, yo le he espolvoreado un poco de azúcar glas y le he puesto unas bolitas de anís. También lo he coronado con una estrella de fondant. A mí me resulta la parte más divertida de esta receta: buscar por casa algo para darle un toque especial al árbol.

Si te animas a hacer este dulce árbol estas Navidades, ten por seguro que no te va a llegar al Día de Reyes, pues está tan rico que en cuanto lo pongas en la mesa todos se pelearán por “desmontar” un trozo.

Compartir
Eva María Torres
Sevillana. En cuanto alcanzó la encimera ayudó a su madre en la cocina y así surgió una de sus grandes pasiones. Licenciada en Historia y Máster en Escritura Creativa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here